Julian Assange y Wikileaks

Wikileaks al servicio de la Globalización

Por Carles Giménez

Julian Assange, una especie de activista a golpe de clic, es decir perteneciente al activismo del twitter y de las redes sociales, “mártir del sistema por la libertad de expresión”, premiado por la revista  “The Economist” (invitados de hornor del Club Bilderberg) con el premio Index on Censorship, sigue ilustrando a la sociedad con sus grandes revelaciones a través del artefacto Wikileaks, una plataforma de difusión de información supuestamente secreta, que ha tenido una trayectoria que en varias ocasiones se ha alineado con los intereses del movimiento económico de la Globalización pese a la imagen de rebeldía y solidaridad con los pueblos desfavorecidos que intenta dar en los medios de comunicación corporativistas.

En su web oficial se define como una “organización independiente y sin ánimo de lucro” que lucha desinteresadamente por la justicia en el mundo. Los secretos revelados por su organización nunca han supuesto una dimisión de cargos de ningún ejecutivo ni político de Occidente, y rara vez ha revelado secretos acerca de países herméticos y manipuladores como Israel o Arabia Saudí.

Los medios que dan cobertura a Julian Assange y a los que manda la información Wikileaks no son otros que los principales medios globalistas pertenecientes a la banca, relacionados también con el Club Bilderberg, o el CFR, Consejo de relaciones exteriores: Revista Time, The Economist, Der Spiegel, El País, The New York Times, The Guardian, etc. Ni un solo medio alternativo, todos ellos los principales medios del Poder Mundial.

1. El País (España) – Grupo PRISA – Juan Luis Cebrián (miembro Bilderberg).
2. New York Times (Estados Unidos) – Arthur Ochs Sulzberger Jr (CFR, Consejo de Relaciones Exteriores).
3. Der Spiegel (Alemania) – Mathias Müller von Blumencron y Georg Mascolo (vinculados al sector de los servicios de Inteligencia, y a la derecha política).
4. The Guardian (Reino Unido) – Alan Rusbridger (presente en las reuniones Bilderberg a través de su periodista Charlie Skelton).
5. The Economist, Dos periodistas de The Economist fueron invitados a la reunión 2010 del Grupo Bilderberg en España : VendelineBredow, y Adrian D. Wooldridge.
6. Le Monde (Francia) – Grupo Le Monde (próximamente controlado por el Grupo PRISA español) – Éric Fottorino y Sylvie Kauffmann (Sylvie pertenece a la French American Foundation (FAF) con estrechos vínculos con el CFR, Consejo de Relaciones Exteriores).

En Enero de 2011 Wikileaks divulgó información que fue decisiva para el gérmen de las Primaveras Árabes, una maniobra de la Globalización con promesas de Revolución (al estilo del 15 M en España y del Maidán en Ucrania) que fue utilizada para la colocación de gobiernos títeres de los intereses de la Globalización en varios países africanos y de Oriente Medio.
Judy Bachrach, en su artículo de agosto de 2011 publicado en World Affairs sobre las primaveras árabes, reconocía el papel clave que jugó Wikileaks en las “revoluciones espontáneas” del mundo árabe:

En Egipto, el combustible adicional llegó a principios de diciembre, cuando Simon Tisdall del periódico The Guardian, recibió pronto alrededor de 250.000 documentos de WikiLeaks, dijo a sus lectores que de acuerdo a los cables confidenciales escritos por Margaret Scobey, el embajador estadounidense en El Cairo, Mubarak, preferiría morir en la oficina antes que dimitir. “Las próximas elecciones presidenciales están programadas para el 2011, y si Mubarak sigue vivo es probable que se postulará de nuevo e, inevitablemente, ganará”, escribió Scobey.

Dos meses después de que The Guardian publicase los cables de WikiLeaks sobre Egipto, el presidente Mubarak huyó de El Cairo. También cita en su artículo el protagonismo de Wikileaks respecto a Túnez:

El editor de The New York Times, Bill Keller, dio a WikiLeaks su parte de gloria cuando, durante una discusión sobre Túnez con Terry Gross, le dijo, “Hemos rastreado la familia del chico que se inmoló… Pero también parece ser cierto que la circulación de los documentos de Wikileaks que hablaban de cómo el régimen de Ben Ali vivía como reyes. . . claramente se hicieron circular ampliamente, y si bien eso no ha iniciado lo que ocurrió en Túnez, no cabe duda de que lo ha alimentado”.

Jorge Capelan, analista político y periodista describe en varios artículos cómo la organización de Assange reveló la información en más de 2 millones de correos electrónicos tomados de diferentes instituciones del Gobierno Sirio, favoreciendo al bando de la OTAN con el pretexto de ofrecer información que permitiera una comprensión mas profunda de los hechos, una posición claramente en favor de la Alianza Atlántica y contra el estado soberano de Siria.

La cosa no queda ahí porque dentro del círculo cercano del “wiki-líder”, encontramos a su abogado británico Mark Stephens que le representó y que casualmente trabajaba para la fundación Open Society (a través de Solicitors for Pro Bono Group, y la Fundación Tides), cuyo fundador y dueño es el bróker globalista George Soros. Esta información fue divulgada por Glenn Beck, presentador de la cadena Fox.

Todo apunta a que en la guerra mediática del mundo Globalizador, el señor Assange está al servicio de la Otan, y de la Globalización, dado que sus publicaciones que más impacto real han tenido, a diferencia de otras, tan solo han servido para fomentar y apoyar la caída de gobiernos soberanos y nacionales y en ningún momento han servido para posicionarse en contra de las guerras, las incursiones de Israel en matanzas inocentes, Arabia Saudí y su posición en Derechos Humanos; nunca ha cuestionado el modelo (sistema) NEOLIBERAL de libre comercio y sus super-estructuras globalistas Otan, Ue y sus tratados TTIP o CETA.

Su naturaleza espontánea (para no mostrar el verdadero rostro de sus mandos) unido a los hechos que ha producido su actividad divulgativa comienzan a desvelar que este artefacto es una herramienta para derrocar gobiernos nacionales que suponen trabas a un ordenamiento en clave Globalista por medio de nuevos políticos títeres que respondan a una gestión y administración globalizada. La prueba irrefutable es también la total ausencia de proyectos económicos  y alternativas económicas que afecten al modelo productivo de cada país en los programas de las nuevas fuerzas políticas (proyectos creíbles y realistas), dado que su verdadera labor es que las decisiones económicas y productivas sean tomadas por Instancias superiores a los Parlamentos y Gobiernos nacionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *