Imagen: Reuters

Se hunde el petrolero de Irán en el Mar Oriental de China

Tras una fuerte explosión según fuentes de Televisión Estatal China, se ha hundido el petrolero Iraní que el día seis de Enero colisionó con el carguero CF Crystal, registrado en Hong Kong. El buque transportaba 36.000 toneladas de petróleo condensado y en las últimas horas el Gobierno Chino ha confirmado un vertido aún sin determinar, según ha confirmado Europa Press.

Irán ha dado por muertos a los 29 tripulantes desaparecidos debido a la combustión de los carburantes y ha alabado el esfuerzo de las autoridades chinas en la gestión de la crisis. Los tripulantes del otro barco, sí pudieron ser rescatados el día de la colisión. Corea del Sur y Japón sin embargo están presionando a China en su gestión de este hundimiento que sin duda va a tener un gran impacto medio ambiental.

Este incidente ha tenido lugar tras la campaña contra Irán por los fuertes disturbios organizados en las calles del país y durante los acuerdos del pacto nuclear, así como de la negociación de la suspensión de las sanciones económicas a Irán, levantadas en 2015 en el marco del acuerdo entre la República Islámica y los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU (China, Rusia, Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos) más Alemania (Denominado grupo 5+1). Estados Unidos ha estado a punto de abandonar el pacto nuclear y de este modo ha intentado minar su credibilidad para añadir más presión política al país persa. Sin embargo Rusia y la Unión Europea han manifestado su total respaldo sin fisuras al acuerdo nuclear con Irán por su funcionalidad.

No ha sido el único incidente marítimo, el pasado 30 de Diciembre un carguero africano colisionó contra un barco militar ruso que se dirigía hacia Siria y recientemente el pasado 6 de Enero, drones armados con tecnología militar atacaron las bases rusas de Jmeimim y Tartus en Siria.

Irán accedió en 2015 a negociar un acuerdo con los países con representación en el Consejo de Seguridad de la ONU al que sumaron a Alemania. La República Islámica aceptó reducir drásticamente sus reservas de uranio y a limitar su enriquecimiento al 3,67% (para desarrollar arsenal nuclear es necesario enriquecerlo al 90%). A cambio, las potencias decidieron suspender los cuatro primeros ítems del paquete de sanciones. La única que permanece en pie es el embargo a la venta de armas.

La situación también coincide con el nerviosismo que hace meses ha demostrado el estado de Israel, por el acercamiento del ejército Sirio junto a milicias libanesas y el apoyo iraní a los estratégicos Altos del Golán, una zona militar vital para Israel que también proporciona recursos importantes para el abastecimiento de agua del estado hebreo. El Gobierno israelí ha advertido en los últimos meses del riesgo de un enfrentamiento armado con Irán en Siria si las fuerzas de Teherán y de sus aliados chiíes se despliegan ante los Altos del Golán. Según la Agencia Reuters Israel admitió en Septiembre de 2017 que financia a grupos sirios rebeldes y facciones terroristas de la antigua Al Qaeda para crear un “tapón armado” e impedir que Siria se acerque a estas montañas estratégicas (información respaldada también por Wall Street Journal en Junio).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *