Jean-Cloud Juncker

El pasado oscuro de Jean-Claude Juncker en la red Gladio

El primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, se negó ante la Cámara de diputados a renunciar a su cargo, el 10 de julio de 2013, por su vinculación con la Red Gladio según publicaba el informe de la Comisión Investigadora del Parlamento sobre el Servicio de Inteligencia de Luxemburgo.

Luxemburgo, pese a ser un pequeño país, fue junto a Bélgica y Países Bajos invadido por la Alemania Nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Fue en ese tiempo durante la ocupación alemana cuando se crearon unas redes secretas “de estado profundo” a modo de brazo militarizado de los servicios secretos para luchar contra los ocupantes, como sucedió también en muchos otros países de Europa.
Cuando Luxemburgo se incorporó a la Otan sus redes secretas pasaron a formar parte de las redes “stay-behind” otanianas a modo de ejércitos secretos coordinadas por la organización globalista atlántica.

Estos ejércitos secretos tuvieron nombre en algunos países europeos, en Italia llamaron Gladio a la estructura militar secreta. Dichas organizaciones se basaban en la experiencia de la Segunda Guerra Mundial, es decir estaban destinadas a ser activadas tras las líneas del frente durante un conflicto armado en caso de ocupación del territorio por parte del enemigo, pero ya dentro de la Otan realmente no había guerra mundial que justificase su actividad.

Todos los países de Europa Central participaron en la creación de estos ejércitos “paramilitares secretos” bajo tutela de los servicios de inteligencia de cada estado y en coordinación con la Otan. En países como Bélgica,Italia, en Grecia, en Turquía, en Francia, España y Portugal, se estaban acumulando pruebas que demostraban la responsabilidad de estas redes “paramilitares secretas” en atentados y en otros actos de terrorismo tendientes a influir en el clima político, posiblemente hacia los intereses globalistas y atlantistas de la Otan.

En Luxemburgo la Red Gladio fue oficialmente disuelta en 1990, sin embargo los principales responsables siguieron su actividad con fines económicos privados en la empresa Sandstone, utilizando los medios del estado luxemburgués. El primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, se negó ante la Cámara de diputados a renunciar a su cargo, el 10 de julio de 2013, por su vinculación con la Red Gladio según publicaba el informe de la Comisión Investigadora del Parlamento sobre el Servicio de Inteligencia de Luxemburgo.

Jean-Claude Juncker, actual presidente de la Comisión Europea, fue primer ministro 18 años, el jefe de gobierno electo que más tiempo ha ocupado ese cargo a nivel mundial. Fue gobernador (o sea administrador) del Banco Mundial y del FMI (Fondo Monetario Internacional) y presidió el Eurogrupo de 2005 a 2013.

FuentesInforme de la Comisión de parlamentaria de Control del Servicio de Inteligencia del Estado (7 de julio de 2008)

Libro: Les Armées secrètes de l’OTAN de Daniele GANSER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *