Carga policial Boro LH

Firma el manifiesto

En las Marchas de la Dignidad del 22 de Marzo de 2014 la prensa alternativa y crítica jugó un papel fundamental de cara a la Opinión Pública, sobre todo a cerca de la información de las actuaciones policiales que tuvieron lugar en la capital de España y que interrumpieron los actos antes de que diferentes columnas de activistas pudiesen llegar a la Plaza Colón.

Pocos días después fue convocada una manifestación en Madrid el día 29 de ese mismo mes y los trabajadores de distintos medios de comunicación acudieron a la convocatoria para informar sobre ella con detalle. Los agentes de policía abortaron la manifestación mediante el uso de cargas policiales y varios periodistas de medios digitales sufrieron agresiones y amenazas, como fue el caso de Jorge Correa que fue agredido y detenido. Jorge Correa trabajaba como periodista de varios medios de comunicación digitales y era conocido con el nombre de Boro.

Boro LH y su compañera se acercaron para documentar un grupo de personas que estaban siendo perseguidos y empujados por los agentes, con la intención de informar de lo que allí estaba ocurriendo . La reacción de la Policía al verles con la cámara en la mano fue la de tomarla a empujones con su compañera, ante lo cuál el periodista trató de ponerse en medio para detener la agresión. La respuesta de uno de los agentes fue empujarle, y acto seguido otro agente comenzó a correr detrás de él, derribándole y tirándole al suelo unos metros más adelante. Seis más de los periodistas que trataban de documentar la agresión y la detención fueron igualmente agredidos por los agentes, causándoles distintas lesiones y  llegando a dejar a un compañero inconsciente en el suelo y rompiéndoles una cámara.

Mientras las denuncias que varios de los periodistas agredidos interpusieron a la Policía fueron archivadas alegando que “no se había podido identificar a los agentes autores de la agresión” y con el argumento de que la carga policial “no había vulnerado el derecho a la libertad de información” de los periodistas, el caso de Boro ha llegado a los tribunales y será juzgado en Madrid, el 16 de Abril de 2018. El periodista se enfrenta a una condena de 6 años de prisión y 6.200 euros en concepto de indemnización a dos agentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *