Perro Fu oriental dominando e mundo

La llegada de Eurasia: Europa acepta el liderazgo de China mientras el Imperio Anglosajón se tambalea.

Por Carles Giménez

Llegó el día en el que China ganó la partida; en el G7 la canciller alemana Angela Merkel, abanderada del Nuevo Orden Mundial pronunció la frase del triunfo asiático:

“los tiempos en que podíamos confiar en otros han quedado atrás”.

Y en efecto los tiempos a los que se refería Angela Merkel son los de la supremacía del Imperio Anglosajón, los tiempos del Imperio Norteamericano-Británico han quedado atrás, por lo menos su liderazgo no alumbrará de nuevo el camino de una Europa usurpada por los tecnócratas globalistas de la Unión Europea.

“Nosotros los europeos tenemos que tomar nuestro destino en nuestras manos”, agregó la canciller que, sin embargo, indicó que también es importante mantener buenas relaciones con EEUU y el Reino Unido y mejorar las relaciones con Rusia”

La siguiente afirmación también ha sido demoledora. ¿Significa pues que la Unión Europea como antes la conocíamos era un régimen marioneta anglosajón? Lo cierto es que yo personalmente así siempre lo he afirmado y parece ser que razón no me faltaba.

La escalada de atentados que ha habido en Europa y Reino Unido obedecen a la agresividad de dos partes que desean pertenecer a dos globalizaciones distintas, una tradicional alumbrada por el eje anglosajón, el belicismo y la agresividad militar contra Asia con la conservadora Masonería Regular y los políticos más conservadores de Estados Unidos y Reino Unido al frente, y la otra la globalización asiática neoliberal con una falsa apariencia de apertura, el Nuevo Orden Mundial al frente y su superestructura experimental UE unida a Asia y al Yuan sin el liderazgo anglosajón ni del Dólar que hasta entonces era de autoridad indiscutible en Occidente.

La Guerra de Siria que era la esperanza de ingresos asegurados para las compañías Norteamericano-saudíes de suministro de gas a la UE, ha sido perdida por EEUU y Reino Unido por lo que la tarta del abastecimiento en los próximos veinte años se la lleva Rusia (y Alemania: Gazprom), vencedora de la contienda que tantas víctimas civiles ha dejado.

De esta guerra al igual que de todas las grandes guerras surge un nuevo eje en el mundo, Asia gana la partida y Europa reconoce un nuevo liderazgo mundial;

El boicot, las dificultades para los ciudadanos comunitarios de la UE en Reino Unido, la falta de acuerdo de Trump para garantizar derechos a los “dreamers” y al resto de ciudadanos de fuera de EEUU son solo una parte más del pulso contra la Nueva Eurasia, así como el rechazo anglosajón ante esa nueva globalización con China y su moneda como eje central.

Eurasia

Parece ser que el viejo Imperio se resiste a perder su influencia en el mundo y realiza todas estas acciones contra la diversidad multirracial, sello de la sociedad neoliberal y con otras operaciones de su “guerra contra el terror” (plagada de mercenarios disfrazados de terroristas islámicos) incluyendo el desgaste a través del Brexit contra el nuevo proyecto global; Al menos es lo que sucede aparentemente aunque puede que el belicista eje anglosajón tan solo esté negociando a la manera “anglosajona” una nueva mejor posición en la Globalización Asiática. (los británicos rara vez pierden)

¿Tendrá algo que ver con este enfrentamiento la amenaza de secesión de algunos países europeos como España? es algo que seguimos observando. Hasta ahora sabemos que las relaciones con Norteamérica de los nacionalismos de España son más acusadas con el PNV y el nacionalismo vasco que hasta ahora está muy tranquilo y en silencio táctico.

El mundo se reordena bajo el Nuevo Orden Mundial y tendrá como faro central al Gigante Asiático y su nuevo proyecto Global: La Nueva Ruta de la Seda.

¿Volverá a ser China la luz del planeta como en los tiempos de la gran Dinastía Tang? o será otra Globalización (como la de la UE) de bajo precio, austeridad basada en la competitividad de los extremos laborales y cultura basura neoliberal?

El presidente de China aterrizó en Canarias en Noviembre 2016 y no fue recibido por el presidente de España ni mantuvo reunión alguna con él. Solo fue recibido por el Subdelegado del Gobierno y la Vicepresidenta del Gobierno. Una reunión de bajo nivel para tratarse de la nación más importante del momento. No hubo explicación ninguna por parte del Gobierno español y apenas trascendió a los medios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *