ONGs Lifeline

Desde que han ocurrido todos estos hechos las acusaciones de racismo y de marcado tipo político contra el nuevo gobierno de Italia no han dejado de sucederse en toda la prensa corporativa de la banca, con lo cual es de rigor admitir que además de encontrarnos ante una crisis de tipo humanitaria estaríamos hipotéticamente también ante una campaña de presión contra el gobierno italiano o bien contra la frágil coalición del gobierno de Angela Merkel.

Han pasado ya ocho años desde la guerra impulsada por los EEUU bajo Gobierno Demócrata-Clinton y la OTAN (intervinieron tropas de ambos ejércitos) para derrocar al Gobierno de Libia y desgarrar la soberanía del país africano así como sus futuros proyectos de los que era impulsor (la moneda africana). Bajo la apariencia de revolución de colores urdida mediante el engaño y la ensoñación de la población joven se instigó una guerra civil y se desgarró a la sociedad del país con la utilización de mercenarios armados y ejércitos privados. El resultado fue desastroso y dejaron un país envuelto en el caos y en una grave situación mucho peor que la inicial. En la actualidad Libia sigue siendo un estado desestabilizado y es desde este país donde las mafias del tráfico de personas realizan nuevas fechorías en connivencia indirecta con la actuación de algunas ONGs de opaca financiación y estatus irregular (salvo SOS Mediterráneé que posee financiación pública y de la Open Society de George Soros).

Hace escasos días hemos sido testigos de cómo Holanda se desvinculaba de toda relación con la embarcación de la ONG Lifeline que transportaba 224 inmigrantes a bordo lo cual significa que el barco navega de forma ilegal con la bandera holandesa. No ha sido el único caso, otra nave denominada “Seefuchs” propiedad de otra ONG alemana también navegaba bajo la enseña de Países Bajos. Ambas se encuentran en el Mediterráneo frente a las costas de Libia que es donde han embarcado los inmigrantes bajo las instrucciones de las mafias que se nutren de la inmigración clandestina y mueven un gran negocio con este éxodo a tierras italianas.

El Gobierno italiano ha confirmado que los inmigrantes han sido trasladados a barcos de la Guardia Costera italiana y asimismo la embarcación de la ONG ha sido detenida en el puerto para abrir una investigación por el estado irregular de navegación con bandera falsa y por negarse a obedecer las instrucciones de la Guardia Costera Italiana cuando la Guardia de Libia iba a hacerse cargo del rescate en la costa de ese país.

La ONG Seefuchs hermana de Sea-Eye (también alemana), no ha publicado ningún presupuesto hasta la fecha en el sitio web, ni ninguna lista de prestamistas por lo que no hay información estrictamente económica ni transparencia garantizada de donantes. No es la primera vez que esta ONG tiene conflictos con las guardias costeras libias en la costa del país africano.

ONGs

Desde que han ocurrido todos estos hechos las acusaciones de racismo y de marcado tipo político contra el nuevo gobierno de Italia no han dejado de sucederse en toda la prensa corporativa de la banca europea, con lo cual es de rigor admitir que además de encontrarnos ante una crisis de tipo humanitaria estaríamos hipotéticamente también ante una campaña de presión contra un nuevo gobierno con ideas diferentes respecto a la Globalización Europea (UE) o bien en una campaña para forzar una ruptura del gobierno alemán integrado por una frágil coalición del partido de Angela Merkel con sus socios de Baviera que curiosamente tienen una opinión muy especial de estos temas migratorios. Lo que sí se puede asegurar es que una vez más ocultos actores de la Geopolítica, en este caso a través de ONGs con una financiación opaca y oculta, siguen utilizando sin escrúpulos las vidas humanas de los inmigrantes y el riesgo que comportan estas travesías como arma política de impacto social y mediático así como de presión y desestabilización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *