George Soros

George Soros, impulsor globalista, financió el Independentismo catalán desde 2008

Por Carles Giménez

Tiene prohibida su entrada en Rusia, Venezuela y recientemente se le ha invitado a darse el piro de Hungría.

George SorosTambién a su Fundación, una organización “lanzadera” Open Society,  promulgadora de la ideología de libre mercado neoliberal y organizadora de golpes blandos de estado con la ayuda de ONGs como Human Rights Watch.

Hay quien dice que fue superviviente del Holocausto, sin embargo otras voces afirman que fue colaboracionista con el Nazismo (recordemos que su filantropía poco ha ayudado a los trabajadores/as sino más bien a fuerzas totalitarias, ejemplo de ello fue su actuación de apoyo con la financiación del Euromaidán 15M de Ucrania gracias al cual fue implantado el actual gobierno neofascista ucraniano). Siempre se ha considerado defensor del orden puesto que en algunas conferencias en Barcelona ha acusado al continente europeo de vivir bajo el desorden. Hemos de recordar que ese concepto de “orden” ya fue inventado por los primeros fascistas de Italia, como quedó recogido en grandes clásicos del cine como Novecento (que por cierto ganó un premio Sant Jordi en 1978).

Open SocietyEn la página web de Open Society se define como filántropo e inversionista dedicado a la loable misión de ayudar a los países a realizar ni más ni menos que.. la transición del comunismo! (según reza el lema de la fundación)… pero no detalla hacia donde. La página aparece bañada de un aura de multiculturalidad y apertura de principios, lo que él califica “sociedad abierta”, que no es más que neoliberalismo del duro, ese que viene acompañado de deficientes salarios, libre mercado, ajustes de déficit competición con el nivel chino de salario y continuas subidas de precios, una sociedad muy muy abierta (donde hay diversidad, diversidad de pobres).

Para saber más de sus fechorías se puede leer esta primera parte : George Soros y la Open Society

Como sabíamos que era cuestión de tiempo que este señor volviese a salir a la palestra tras las investigaciones del “procés catalán” estábamos preparando esta segunda parte sobre sus grandes aventuras y aportaciones en España, o más bien… contra España. Aunque lo disimula siempre ha sido fiel amigo de los recortes y ajustes de déficit de la Unión Europea (Sanidad, Educación, Privatizaciones y en poco tiempo pensiones), de la que es un gran impulsor así como de otras causas globalistas y de gobernanza mundial (incluyendo su apoyo a la Unión Bancaria), prueba de ello son las aportaciones a los proyectos europeos que realiza su Open Society Foundations de más de 45000 euros y su buena amistad con Guy Verhofstadt fundador del Grupo Spinelli (grupo que aboga por una Gobernanza Mundial) y que curiosamente hizo públicas unas declaraciones el 8 de Octubre, en las que afirmaba que la solución para el problema catalán era la creación de una España federal.

Hasta ahora sabíamos que Soros y su Open Society Foundations habían financiado con  27000 dólares al Consell de Diplomacia Pública de Catalunya (DIPLOCAT), una especie de oficina de asuntos exteriores catalana, así como al ente secesionista catalán CIDOB, Centro de Información y Documentación Internacional de Barcelona. Jordi Vaquer ha sido director del CIDOB desde 2008 hasta 2012, y actualmente es el editor jefe de la Revista CIDOB de Asuntos Internacionales. 7 En el año 2013, Jordi Vaquer y George Soros dieron una conferencia en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona CCCB.

Podemos observar cómo la alargada sombra del bróker se estira, cual tentáculo, a varias entidades catalanas. En unas recientes declaraciones del senador del PP Pedro Agramunt se ha tenido constancia de que la Open Society de Soros aportó ni más ni menos que la friolera de  24.990 euros en 2015 y otros 52.968 euros en 2016 a otra entidad catalana llamada Instituto de los Derechos Humanos de Cataluña, cuyo presidente, el profesor universitario David Bondia, además organizó un evento (donde acudió Carles Puigdemont) de apoyo al independentismo en la sede de la ONU en Ginebra (Suiza, el país de la Banca donde curiosamente en estos momentos se encuentran Marta Rovira y Anna Gabriel)  el pasado 19 de marzo.

El senador Pedro Agramunt ha sido apartado del Consejo de Europa por una investigación donde se concluyó que pudo haber formado parte de una estrategia política para condicionar las posiciones políticas del citado organismo respecto a los derechos humanos y las libertades en distintos países. El caso tuvo lugar cuando, siendo Agramunt presidente de la Asamblea del Consejo, se conoció su reunión privada en Damasco con el legítimo presidente sirio Bashar Asad.

Por si fuera poco, la Open Society también ha aportado 2,8 millones de euros (600.000 euros anuales entre 2012 y 2015 y otros 400.000 euros en 2016) a Independent Diplomat Inc, un lobby internacional con sede en Nueva York al que Artur Mas recurrió siendo presidente de la Generalitat de Cataluña para sostener el que ya conocíamos Consejo de la Diplomacia catalán (Diplocat).

Bueno pues ya tenemos Diplocat, Diplomat, CIDOB, CCCB, Instituto Derechos Humanos y si sumamos contribuciones económicas una friolera de unos cuantos millones de euros, pero no se vayan porque todavía hay más.

Desconocemos la veracidad de las afirmaciones realizadas por Agramunt pero de ser ciertas el asunto se agrava a pasos agigantados. Según el senador la ONG ESI (European Stability Inciative) que actúa como Lobby de presión, recibió 300.000 euros cada año entre 2013 y 2016 de la Foundation to Promote Open Society de George Soros para diversas actividades como “aumentar la eficacia del Consejo de Europa sobre la cuestión de los presos políticos” en el año en que se discutió un informe que podría considerar presos políticos a los activistas de ETA o a los promotores de la independencia de Cataluña. Sean presos políticos o no, lo realmente alarmante es la elevadísima financiación y las cuantiosas cifras que además de demostrar que el secesionismo ha contado y sigue contando con ayudas económicas muy generosas de fuerzas del exterior, nos debe hacer reflexionar (seamos indepes o no) que esta generosísima ayuda y financiación cuando es tan elevada y viene del sector bancario o de la Bolsa no suele venir sola y obedece (como no puede ser de otra manera) a otros objetivos, mucho mayores y profundos que una independencia o federalismo. Y por cierto, las ayudas económicas (muchas de ellas no son desinteresadas) a veces se devuelven con otros servicios a la comunidad global.

Soros y Verhofstadt
Guy Verhofstadt estrecha la mano a George Soros, de la Open Society Foundations

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *