plástico

Europa corre peligro de ahogarse en plástico

Por Cimarrón

China lanzó un últimatúm el pasado verano en la OMC en el que advirtió que no continuaría con su importación de residuos plásticos, residuos textiles y de papel, provenientes de Occidente. Hasta ahora el gigante asiático se hacía cargo de aproximadamente diez millones de toneladas de residuos plásticos procedentes de Europa y Estados Unidos que importaba como materias primas para la realización de plástico reciclado, que es una materia más barata que el plástico de primera clase (resina de plástico virgen) así como la incineración del sobrante (un porcentaje que aún no sabemos exactamente pero debe ser bastante alto y constituye la raíz del problema). La vorágine importadora china tiene su lógica ya que estas mercancías eran recicladas (e incinerados los descartes) para la creación de nuevos productos manufacturados chinos y posteriormente su nueva venta a otros países.

China plásticosEste negocio tan lucrativo del reciclaje por parte de países exportadores e importadores de residuos también disponía de su lógica capitalista al tener China los trabajadores más baratos y mal pagados para poder desempeñar la ineludible tarea de selección de plásticos (por tipos de plástico) que debe hacerse en el proceso reciclador. Y es realmente en los bajos costes salariales donde reside la clave de este movimiento de reciclaje entendido desde la óptica capitalista (que es en la que nos movemos).

Los plásticos reciclados representan una parte del total, el resto de materiales plásticos han de ser incinerados, proceso que provoca una gran dispersión de dioxinas y contaminación ambiental, que es precisamente la razón por la que China ha declinado continuar absorbiendo más de la mitad de los residuos del mundo (también ha acusado a países occidentales de incluir materias altamente contaminantes entre las mercancías de desecho). Es posible que la verdadera razón del gigante asiático no sea tan política sino de saturación total de sus propios vertederos. No es la primera vez tampoco que países como Reino Unido envían residuos reciclables contaminados, Indonesia por ejemplo en 2012 devolvió un total de 51 contenedores británicos de residuos por estar contaminados con asfalto y líquidos contaminantes.

El órdago chino ha removido a todos los países occidentales que sin duda no podrán hacer frente a la producción de residuos de sus sistemas económicos y deberán afrontar un problema de inmensas dimensiones hasta que encuentren otro país del tercer mundo que acceda a afrontar estas actividades de riesgo medioambiental, pues no parece que el impuesto a las bolsas, medida hasta ahora tomada en Europa, vaya a constituir una solución transformadora del problema real.

Los tiempos cambian y países como China han descartado seguir siendo el vertedero de medio mundo, al mismo tiempo que otros países como Arabia Saudí (curiosamente tras la purga político-empresarial de los últimos meses) ya han hecho oficial que van a dejar de lado el modelo petrolífero para convertirse en un país con un modelo inmobiliario (no sabemos si este cambio de estrategia tendrá algo que ver con la nueva aspiración de Estados Unidos como país “productor” de petróleo, de petróleo norteamericano o de otro).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *