Banco Mundial

El Banco Mundial perjudicó intencionadamente a Chile para deteriorar su imagen empresarial

Según ha publicado el Wall Street Journal en lo que parece ser una campaña de lavado de imagen con reminiscencias de confesionario (para obtener el perdón una vez que el mal reporta beneficios), de esta entidad de parxis mafiosa y extorsionadora, Paul Romer, economista jefe de la entidad, ha admitido que el Banco Mundial cambió repetidamente la metodología de uno de sus principales informes económicos durante varios años en formas injustas y engañosas.

El informe Doing Business es una de las iniciativas más visibles del Banco Mundial, donde clasifican a los países de todo el mundo por la competitividad de su entorno empresarial. Los países compiten entre sí para mejorar su clasificación, y el informe atrae una amplia cobertura de medios internacionales. Sin embargo el economista jefe del Banco Mundial ha confesado que sus informes fueron especialmente manipuladores con la economía de Chile y ha esgrimido motivaciones políticas del personal del mismo Banco.

Banco Mundial
Paul Romer, economista jefe del Banco Mundial

Bajo la presidencia socialista de Michelle Bachelet los procesos metodológicos del Banco Mundial tuvieron el efecto de penalizar drásticamente la clasificación de Chile. Para  aminorar el impacto de esta confesión, el economista ha echado la culpa a la ortodoxia y praxis del banco (aunque tampoco olvida las motivaciones intencionadas para dañar al país suramericano). No parece nada casual que conforme al periodo de admisnistración de la Sra. Bachelet, el ranking de Chile sufrió un deterioro de imagen sistemáticamente, mientras que bajo la presidencia del conservador Sr. Piñera mejoraba de forma paulatina.

Romer ha pedido disculpas y finalmente ha admitido que esos cambios en las metodologías utilizadas en los rankings tenían la “apariencia” de estar motivados políticamente, literatura barata como anestesia para decirnos lo que todos ya sabemos de la entidad a la que representa.

“Con base en las cosas que estábamos midiendo antes, las condiciones comerciales no empeoraron en Chile bajo la administración de Bachelet”, dijo Romer. “No tuve la suficiente diligencia y más tarde me di cuenta de que no tenía confianza en la integridad de los datos del informe”.

Si hay algo que queda confirmado con todo esto, aunque ya lo sabíamos, es que el Banco Mundial así como el Fondo Monetario Internacional han sido entidades financieras de Occidente utilizadas como instrumentos para imponer sus criterios económicos en todo el mundo. Los países en apuros podían acudir a estas entidades, las cuales recetaban medidas neoliberales de libre mercado que casualmente muchas veces acababan en sonados fracasos que empeoraban la situación económica, creando una dependencia parasitaria de soluciones y ajustes, especialmente con los países latinoamericanos.

Para terminar de mejorar la imagen de la entidad, Wall Street Journal ha descrito cómo Romer se unió al Banco Mundial en octubre de 2016 de la Universidad de Nueva York bastante después de los cambios en los informes que manipularon los rankings de Chile, un intento de exonerar al economista jefe y mejorar la credibilidad de esa especie de nido de víboras encorbatadas. Según detalla Wall Street Journal, el Sr. Romer publicó en Mayo un memorando interno en el que les decía a los economistas del Banco Mundial que deberían escribir de forma más clara y concisa.

No sabemos si la Opinión Pública otorgará una absolución para que el banco pueda volver a pecar de nuevo en el futuro destruyendo injustamente la imagen de algún otro país díscolo con los intereses atlantistas de la Globalización Occidental (sobre todo si intenta aplicar medidas sociales en lugar de recortes y ajustes), pero de momento ahí queda la náusea en soporte digital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *