Albert Rivera - Ciudadanos

Albert Rivera, el Caballo de Troya de la Troika en España

Ciudadanos no tiene una estrategia de “Bipolarización” con un partido opuesto, ni si quiera con Podemos. Se puede decir que ambos partidos son contrarios pero nunca han escenificado una verdadera guerra abierta, porque el objetivo de ambos es realmente la aniquilación de la socialdemocracia, no inflarla. De ahí que el trampolín de Ciudadanos casualmente también venga de Cataluña (y dentro de poco del exilio en Europa), y como no podía ser de otra manera es la República Catalana.

Por Carles Giménez – ARTÍCULO DE OPINIÓN

Todos los caminos conducen a Roma

Albert Rivera
Imagen promocional de Ciudadanos
El líder del grupo de los Liberales del Parlamento Europeo Guy Verhofstadt

Mientras el PdeCat ha sido expulsado del grupo de los liberales europeos, casualidades de la vida, la clara apuesta liberal de la Unión Europea para España es Albert Rivera, algo que ha podido vislumbrarse en los elogios del partido naranja hacia la UE en su campaña electoral catalana. Cs es el caballo de Troya perfecto que puede llevar a cabo, sin reticencia, todas las reformas necesarias que desea el libre mercado ideológico de la UE, privatizaciones de empresas públicas, venta de los activos del país a precios de saldo, puertos, aeropuertos, ferrocarriles, en la jerga de la Troika: unos ajustes económicos para sanear España.

Vamos, que después de la llegada “ciutadana” este país va a ser irreconocible y será el patriotismo el vehículo utilizado para la entrada de todas estas reformas (como ya sucedió con el PP y su primera oleada de “ajustes-tijerazos” tras la crisis). Cataluña siempre ha sido nuestra puerta de Europa, y como no puede ser de otra manera será por esa puerta por la que el “Imperio Euro-Alemán” de libre mercado entre. Desde Cataluña se gestó el proyecto Ciutadans como respuesta al catalanismo excluyente de Maragall pero mucho tiempo después (tras muchas dimisiones y abandonando la socialdemocracia) el partido cambió su objetivo (incrementando discretamente la ideología ultraliberal) para asaltar a la presidencia de España, bajo un proyecto abierto, inclusivo, características que dicen tener todos los proyectos liberales dado que su ideología es el “libre” mercado y la cosa parece que trata de libertades, aunque en sus sistemas suelen ser más libres las mercancías que las personas.

Sin embargo la “ley de opuestos” electoral que necesita un partido político para tener auge (maquinaria de contrario que necesita todo partido para aumentar y estimular sus votos) no es tan evidente en el caso de Cs. El bipartidismo ha funcionado en España tras años de turnismo donde PP y Psoe se han lucrado y han realizado todo tipo de fechorías con comodidad en una parcela que solo era suya (gracias al “tú también”). Cuando ponían en marcha la estrategia de opuestos se iban turnando y lucrando en el poder a sus anchas, con el beneplácito, eso si, de los nacionalistas de la burguesía vasca y catalana que en una legislatura apoyaban a unos y en otra a otros como “pequeñas rémoras” que todo gran pez debe tener.

CiudadanosCuando Podemos irrumpe en el panorama electoral  la baraja quedó rota y la fórmula cambió. A pesar de que el bipartidismo español pudo esquivar con grandes artes la materialización del monstruo de “La Gran Coalición” que el nuevo partido quería forzar ante los electores, el bipartidismo no solo supo resistir sino que además el PP pudo utilizar a Podemos para hacerse aún más fuerte. La visibilidad en las televisiones, las facilidades de la Vicepresidenta del PP bajo la idea de fracturar a la izquierda echando gasolina al fenómeno Podemos (a pesar de la gran colección de dimisiones de integrantes de innumerables Consejos Ciudadanos) consiguió que, mediante la ley de opuestos o bipolarización del “PPedro Arriola, el partido de derechas se beneficiase y aumentara sus votos en las elecciones generales sin tener que afrontar más ajustes y medidas económicas impopulares (que son las que aún hacen falta) para cumplir con el ajuste autoritario fiscal impuesto por la germánica Unión Europea. El mismo partido Podemos en su evolución y metamorfosis curiosa y sospechosamente dejó de hablar de esos asuntos de medidas económicas y recortes, que fueron los temas que grandes resultados proporcionaron a Pablo Iglesias en las elecciones europeas. Ahora el partido morado tras haber arrimado a Izquierda Unida parece más preocupado en hablar solo de corrupción gracias a los escándalos que va sacando Ignacio Escolar en lugar de recortes y aún menos de privatizaciones.

PuigdemontLo que sucedió después ya lo conocemos. Las políticas económicas del Psoe no han cambiado demasiado ni mejorado la economía, sin embargo el objetivo de déficit  impuesto por la Austeridad Totalitaria Germánica sigue sin cumplirse y Bruselas tiene cada vez más hambre de ajustes fiscales traducidos en recortes, privatizaciones y dinero para el sector privado, pues la unión necesita mayor competitividad contra China en esta carrera incansable hacia el capitalismo mundial. Por ello la UE necesita un nuevo Caballo de Troya y realmente ya lo tiene desde las puertas ibéricas del continente, el partido catalán Ciudadanos. Pero hay algo más…

Albert Rivera necesita un gran fuelle para llegar a la cúspide como buen títere alemán y las banderas de España son un buen reclamo para su electorado, pero no el suficente (y más aún desde la llegada de Vox). Ciudadanos no tiene una estrategia de “Bipolarización” con un partido opuesto, ni si quiera con Podemos. Se puede decir que ambos partidos son contrarios pero nunca han escenificado una verdadera guerra abierta, porque el objetivo de ambos es realmente la aniquilación de la socialdemocracia, no inflarla. De ahí que el trampolín de Ciudadanos casualmente también venga de Cataluña, y como no podía ser de otra manera es el Independentismo. Es ese Independentismo contra el que la vicepresidenta Soraya (la bola de azufre del PP, que tras la reunión del Bilderberg dejó de trabajar para su partido) “luchó” echando gasolina y haciéndolo más grande, ese es el perfecto trampolín y opuesto principal de Albert Rivera. Para ello fue necesario convertir al Independentismo en un asunto aún más nacional de lo que ya era, de toda España, de todos los rincones, si no no podría haber generado una respuesta nacional que pudiera beneficiar en ese marco al títere europeo “Ciudadanos” en las generales y eso se consiguió con la desventura del Referéndum de Independencia catalana 1 de Octubre (realmente Ciudadanos fue el partido más votado en Cataluña… pero ¿qué hubiese pasado en España de haber elecciones?). Aún  hay más…

Albert Rivera
Albert Rivera junto a Guy Verhofstadt

En la etapa post-referéndum, la suavidad de Pedro Sánchez con el Independentismo está enfriando la estrategia de Ciudadanos, Albert Rivera se está muriendo de los nervios por unas ELECCIONES YA al calor de una hoguera independentista que cada vez tiene menos fuego (para su desgracia). La Unión Europea y la Troika por lo tanto se están quedando de momento sin su títere para llevar a cabo el saqueo neoliberal español  y eso realmente podría explicar tal vez el apoyo que están recibiendo los independentistas en el exilio en algunos países europeos como Bélgica, Alemania, Dinamarca o el país de la Banca Rothschild, Suiza (Rothschild es una familia de banqueros judeo-alemanes dueños de innumerables bancos centrales y con gran peso en la Ue). La Troika necesita mantener vivo o al menos convaleciente al “Independentismo del 1 de Octubre” para poder aupar al Partido Liberal Europeo “Ciudadanos”; de ese modo el esbirro Albert Rivera no perderá su principal fuelle y opuesto: La República Catalana (ahora en el exilio con apoyo o refugio europeo) y podrá desgastar a Pedro Sánchez para acercarse al poder.

De ahí todos los fracasos de las euroórdenes, los ataques belgas a la jurisprudencia española (a través de la demanda de Puigdemont contra el juez Llarena), el asesinato encubierto del fiscal del Procés, la pasividad de Alemania y Dinamarca en la entrega de Puigdemont cuando este se paseaba tranquilamente bajo su suelo nacional y el apoyo de Flandes y Escocia. Por ello asistiremos a la materialización de una República Catalana en el exilio y amparada en Europa (sin que lo parezca demasiado, bajo faldas de nacionalistas flamencos o escoceses) que es lo que el Independentismo del 1 de Octubre (rupturista) necesita para reavivarse y prender de nuevo, pudiendo allanar el camino por reacción y ascender a Albert Rivera hacia la presidencia, un futuro Tsipras español (pero no de los BRICS, sino de la UE-Alemania).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *